La Causa

Nuestra causa no es otra ni oculta otro interés que la de elevar el nivel de consciencia de la humanidad hasta su máximo potencial. Pero para ello, es necesaria la creación de un mundo que garantice la generación de bienestar para todos los habitantes. El consolidar una era de prosperidad continua.

Ésta es una causa común a individuos y organizaciones que siempre han y hemos trabajado por ello como filósofos, masones verdaderos, científicos o intelectuales religiosos. La diferencia es que pretendemos hacerlo tocando todo lugar donde una intervención sea necesaria para la creación de ese mundo descrito en previas secciones, diseñando la infraestructura que permita el desarrollo de un nuevo orden, de la manera más abierta y pura, siendo accesibles, para que todo humano pueda ser parte activa, sin creencias o dogmas, sino con verdad y reflexión, uniendo y nunca separando, pero denunciando lo denunciable. Usando las dos columnas, filosofía y ciencia; amor y justicia.

En concreto, pretendemos ser una fuerza estabilizadora, traer paz y soluciones, porque permanecer pasivo es una forma de complicidad y consentimiento ante lo que todos somos conscientes no debe ser como es. Somos hijos de la consciencia.

Nuestra causa es común, y si encuentras verdad en ella, tú también eres parte de esta Empresa. Para hacerlo, nos regimos por cinco puntos que engloban nuestro objetivo último y toda nuestra ética. Los Rectores.

<< volver a fundamentales